Grupo TPI

Grupo para la Transformación Política de Izquierda

Cristina, las provincias y el voto

Posted by grupotpi en 06/04/2011

Algo de aquello que se rumoreaba luego de la muerte de Néstor Kirchner se vislumbra hoy. La aceptación del gobierno de CFK y, más importante para este año, su atracción de votos se encuentra en un punto alto. En este sentido, las dos primeras elecciones provinciales – en Catamarca, donde pocos K consideraban posible ganar la provincia, y en Chubut, donde, independientemente de lo que haya ocurrido y del resultado final, lograron la jubilación de Das Neves – han mostrado a la presidente  con un importante (y a la postre determinante) rol de apoyo a sus candidatos.

Ahora bien, dado que los votos son arrastrados por la gestión nacional, sería interesante preguntarse ¿por qué no intentar conseguir mejores candidatos o, por lo menos, algunos más cercanos al ideal progresista que muestra? De las diferentes respuestas que tiene hasta el momento este interrogante, surge una cuestión no menor. Se trata de los serios problemas que está teniendo el ala progresista dentro del espacio kirchnerista para formar cuadros que estén en condiciones de disputarle los espacios a otros candidatos más establecidos, y de malos prontuarios y relaciones, dentro de los aparatos provinciales.

Si intentamos entender un poco ese proceso, diríamos que en el ideario de campaña, el kirchnerismo ha podido mostrarse como la renovación de la política. Allí donde los candidatos son mandatarios que intentan la reelección o son elegidos como continuadores de la gestión anterior, el oficialismo nacional tiene buenas chances.

En cualquier caso, para los próximos comicios provinciales este efecto continuará, lo cual obliga a replantear las estrategias de los diferentes candidatos a la presidencia en octubre. Dentro del mismo kirchnerismo esa pelea interna sólo puede darse (en el caso de que CFK se presente, como todos suponen) para los cargos legislativos y la vicepresidencia. Aquí la pelea interna tiene todos los polos, algunos de los cuales no tienen representación en las provincias: el peronismo, la juventud y el sindicalismo.

En los últimos tiempos todos los sectores han propuesto personajes para la vicepresidencia, pero ninguno ha logrado marcar la diferencia. Pero aquí mismo reside el problema máximo, el único que podría hacer perder las elecciones al kirchnerismo, el acuerdo entre los diferentes sectores puede desbandarse y concluir de dos maneras. O se cae a derecha o se cae a izquierda. Los dos casos, evidentemente, no dan lo mismo, pero tampoco tienen la misma fuerza para continuar en el poder.

Ante este panorama, claramente la estrategia de la oposición es forzar esa alianza y romperla. Por lo que planteamos como discusión en el post anterior, la estrategia ha tenido éxitos pequeños, pero éxitos al fin. Queda planteada entonces la cuestión de que no sea el propio kirchnerismo y sus problemas internos el que le haga el juego a la derecha.

Anuncios

2 comentarios to “Cristina, las provincias y el voto”

  1. Algo de esto que ustedes señalan esbozaba Svampa el otro día en el debate con Pianelli en Usina. El kirchnerismo es esencialmente peronismo y mucho más agudizado esto en la amplia mayoría de las provincias. Es decir, mi hipótesis, es que en las provincias – caso Catamarca o algunas otras que vengan – gana el peronismo/oficialismo, con sus diversos ropajes (obviamente, no es “absoluto” lo que digo). El discurso progre cala hondo en el porteñaje que muchos de nosotros nos movemos. Y que hoy genera cruces y chicanas impensados hace un tiempo. Durante los 90, desde la mirada porteño céntrica, el progresismo estaba opuesto al rumbo nacional, mientras que desde 2003 ciertos engranajes de ese progresismo expresan un modelo de Nación.
    Es decir, cada territorio es abordado con una táctica particular por parte del Gobierno. Por eso lo interesante de un Sabatella o algunos movimientos sociales y lo deplorable de un Saadi, De La Sota, Insfran, sin hablar de los acuerdos con Menem senador.

  2. Eze said

    “¿por qué no intentar conseguir mejores candidatos o, por lo menos, algunos más cercanos al ideal progresista que muestra?”
    Supondría que hay un ideal progresista, cosa falsa.
    Supondría que se ganó por el arraste del gobierno nacional, cosa falsa para ambas provincias.
    En Chubut se partió en 2 la alianza peronista y polarizaron la elección, el gobierno nacional sumó ¿pero cuánto? ¿cómo medís eso, separás de las quejas para con Das Neves (de la misma forma q candidatos locales de Eliceche también perdieron), etc? Si algo sumó el gobierno nacional fue guita para la campaña…
    En Catamarca ganaron con Saadi y Barrionuevo (y todos los suyos que dirigen intendencias del interior provincial -por favor no me menciones la candidatura de la hermana porque si es así demostrás que desconocés completamente lo que pasó), en una polarización en la cual el radicalismo como todos sabemos perdió, pero de ninguna manera bajó su caudal de votos (sacaron apenas 13 mil votos menos que en la elección de 2007 con Corpacci de vice y todos los groupies kirchneristas, hasta Liebres del Sur)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: