Grupo TPI

Grupo para la Transformación Política de Izquierda

Distribución del ingreso – Columna 29-06

Posted by grupotpi en 30/06/2011

El día lunes el INDEC publicó un informe sobre la distribución del ingreso en Argentina, que corresponde a lo ocurrido durante el primer trimestre de este año. Fuera de la discusión respecto a la confianza que se le puede tener al Instituto hoy en día, veamos qué dice.

Luego del estancamiento en 2008, 2009 y parte de 2010, el cual se explica principalmente por los episodios negativos ocurridos durante esos años (el conflicto con el “campo”, la crisis internacional, etc.), la distribución parece mejorar nuevamente. Sin embargo, queda claro que ya en 2007 la dinámica no era la misma que se observaba a principios del período de post convertibilidad. En particular, que la mejora comenzaba a desacelerarse.

¿Qué fue lo que cambió? Luego de la crisis de 2001/2, lo que impulsaba la reducción de la desigualdad fue la recuperación del empleo y las mejoras salariales. La tasa de empleo pasó de 36,3% al 42,4%, un nivel históricamente elevado; mientras que, por ejemplo, el salario mínimo pasó de $200 en 2003 a $1.840 en 2011 (creció 8,2 veces, aunque es cierto que el nivel desde el que comenzó resultaba excesivamente bajo, al punto tal que no cumplía ningún papel en la determinación de los sueldos) y los salarios nominales, en general, crecieron 3 veces en el mismo período.

En estos dos aspectos se encuentran los límites marcados anteriormente. En primer lugar, la creación de puestos de trabajo se redujo. Aún antes de los episodios negativos de esta etapa (el conflicto con el “campo”, la crisis internacional, etc.), la economía ya comenzaba a presentar cierto límite en la generación de empleo. Y posteriormente, frente a la coyuntura adversa, el Estado fue el principal creador de puestos de trabajo y el que intervino para que el empleo privado no cayera. En segundo lugar, en lo que se refiere a la mejora salarial, por un lado, el empleo público, en general, presenta niveles salariales menores y, por otro lado, la reducción del empleo en negro (el cual suele registrar niveles de ingresos menores) se estancó.

Si bien esta mejora observada en estos años no hay que menospreciarla (sobre todo, teniendo en cuenta el punto desde el que venimos), es importante ver esta información en el marco de una mirada de más largo plazo. De esta forma, se puede decir que, en primer lugar, la desigualdad en la distribución del ingreso todavía se ubica lejos de los niveles registrados en otros momentos de la historia Argentina, por ejemplo durante los ochenta. En segundo lugar, que a pesar de los incrementos salariales observados, todavía no se recuperó el salario real del mejor momento de los noventa (y ni que hablar de los niveles de los setenta). En tercer lugar, que los niveles de pobreza también se han estancado en el último período. Finalmente, teniendo en cuenta que hoy en día nuestro país registra niveles de empleo mayores que en aquellos momentos, cabe preguntarse ¿qué tipo de inserción laboral tenemos si los niveles de desigualdad continúan siendo elevados y el salario real bajo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: