Grupo TPI

Grupo para la Transformación Política de Izquierda

Lo pendiente de los subsidios – Columna 20-07

Posted by grupotpi en 25/07/2011

Uno de los temas que se derivan de la columna de la semana pasada es la cuestión de los subsidios. En esta ocasión vamos a profundizar sobre este tema.

Según un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) en difundido ayer, en los primeros seis meses de este año los subsidios a distintos sectores económicos sumaron $ 32.366 millones, principalmente por la compra de gas importado y las compensaciones a las tarifas eléctricas, lo cual representa un aumento del 63% contra igual período de 2010.

Antes de analizar esta cuestión ¿qué rol juegan los subsidios en el “modelo económico”? En 2002, luego de la devaluación, se estableció este sistema para contener la suba de precios. Cualquiera podría cuestionar esta afirmación sosteniendo que los precios igual aumentaron, lo cual es cierto, pero no todos los bienes y servicios lo han hecho, e aquellos que sí crecieron, no lo hicieron al mismo ritmo. Estas diferencias se pueden observar principalmente en la Ciudad de Buenos Aires. En este sentido, se puede afirmar que en este distrito, los colectivos reciben, actualmente, alrededor de 2,50 pesos por cada boleto que venden.

De lo dicho anteriormente no queda claro por qué es necesario subsidiar. Como sosteníamos anteriormente, los subsidios abaratan el nivel de vida. Dicho en otras palabras, el Estado se hace cargo de parte del aumento de sueldos, razón por la cual las empresas menos productivas pueden seguir compitiendo a pesar de la apreciación cambiaria en términos reales. En este sentido, es importante remarcar que a diferencia de, por ejemplo una devaluación, es un mecanismo que permite mantener bajos los costos, sin afectar el consumo.

Ahora bien, una pregunta lógica en este momento es ¿cómo se financian estos subsidios? En el período reciente con el crecimiento de la recaudación impositiva, en el cual las retenciones han jugado un papel importante. De esto, queda claro que si los ingresos públicos aumentan a la misma velocidad que la cantidad de dinero que hay que destinar para los subsidios, su financiamiento no debería presentar mayores inconvenientes. En este contexto se podría discutir si es lo mejor o no, pero el sistema podría seguir funcionando igual. Sin embargo, el problema es que la cantidad de plata que hay que destinar a subsidios es cada vez mayor (así, por ejemplo, en el caso de los colectivos se observa que cada vez hay más gente viajando, al tiempo que se observa un incremento en el precio de los combustibles). En este caso, las opciones son dos:

  1. Tendrían que incrementarse los impuestos (por ejemplo: gravar la renta financiera, la renta minera, etc.), que recortarse otros gastos (la pregunta en este caso sería ¿cuáles?) o endeudarse, lo cual resulta complicado por el esquema de funcionamiento del modelo.
  2. Modificar el esquema de subsidios, de manera de:
    1. Dejar de darle a la gente que no lo necesita
    2. Subir el sueldo a los que no lo perciben
    3. Condicionar/controlar a las empresas que los perciben

En definitiva, sabiendo los problemas que este sistema enfrenta, es necesario discutirlo, sobre todo pensando que el gobierno que asuma en octubre va a tener que adoptar alguna de las soluciones expuestas anteriormente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: