Grupo TPI

Grupo para la Transformación Política de Izquierda

¿Qué implicaría profundizar el modelo? – Columna 19-10

Posted by grupotpi en 23/10/2011

Luego de las elecciones presidenciales del próximo 23 de Octubre, que con seguridad ratificarán la legitimidad de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, el modelo económico y el proyecto político del kirchnerismo ingresarán en una nueva fase.

Mucho se habla de “profundizar el modelo” y hay muchas pautas que nos permiten dilucidar a qué se está refiriendo cuando se habla de esto: desarrollo con igualdad y justicia social. Resulta difícil encontrar algún indicador que nos permita elaborar un diagnóstico en el que el país se encuentre peor que hace diez años. Sin embargo, cuando nos preguntamos acerca del rumbo y la potencialidad de este proceso, podemos hallar algunos interrogantes interesantes.

El modelo económico de los últimos años benefició en gran medida a todos los grupos sociales: a la tradicional oligarquía pampeana con elevada renta de la tierra proveniente de la sojización y los precios internacionales extraordinariamente elevados (voto no positivo mediante); a la cúpula empresaria industrial (en gran parte extranjerizada), por el histórico crecimiento registrado en la industria, con tasas de rentabilidad récord; a los pequeños y medianos empresarios, con una batería de medidas de fomento y con un fuerte crecimiento del mercado interno y un nivel elevado de protección; al sector bancario y financiero, con una fuerte expansión del crédito, tasas de liquidez y rentabilidad elevadas, etc.; y, por último, a los trabajadores, con un crecimiento sostenido del salario, el regreso a las negociaciones colectivas, asignación universal por hijo, incorporación de los jubilados al sistema provisional y aumento de la jubilación mínima, nacionalización de los aportes previsionales, etc.

Es decir que, salvo en el conflicto con el “campo” que paralizó el país en 2008 por la famosa resolución 125, no hubo un claro avance contra un sector en particular sino que se mantuvo un pacto social con una redistribución que, en mayor o menor medida, dejó contentos a todos.

Ahora bien, ¿cómo se financia el “modelo” para que todos queden contentos? Y, sobre todo ¿Es sostenible este esquema en el que “todos ganan”?

Si se quiere “profundizar el modelo” en el sentido de expandir la igualdad y la justicia social, sin tocar intereses, se ingresa rápidamente en un punto sin salida, ya que la argentina sigue siendo una economía abierta y extremadamente vulnerable en la que sostener un patrón de crecimiento indefinidamente resulta una utopía tanto por factores externos como internos. Obviamente, el límite se aleja a medida que se profundiza la estructura industrial y la sustitución de productos importados y crecen las exportaciones de manufacturas de origen industrial y la inversión en bienes de capital y maquinaria para la producción. Pero, a pesar de esto, de todos modos parece necesario captar fuentes de financiamiento que permitan la continuidad del “modelo” empujándolo al límite sin tener grandes perdedores. Con este propósito, en 2008 se perdió el intento por avanzar sobre la renta agraria; en 2009 se nacionalizaron los aportes previsionales y se pasaron a la ANSES; en 2010 se ganó la batalla sobre la utilización de las reservas del Banco Central para el pago de la deuda.

Para “profundizar” el modelo, en los términos en los que está planteado, hace falta, necesariamente, “manotear” recursos de algún lado. Tradicionalmente, los recursos que se ajustaban en tiempos de crisis eran los “gastos” sociales, la inversión pública, etc. Obviamente, si se vuelve a la senda del endeudamiento y del ajuste, con la premisa de la igualdad y la justicia social, más que profundizando el modelo se lo estaría abortando.

En este sentido, sería posible aprovechar la fuerte legitimidad lograda tras las elecciones para avanzar sobre intereses establecidos y realizar alguna reforma estructural que revierta definitivamente los cambios institucionales instaurados desde la última dictadura:

El gobierno se mueve entre el deseo del orden y la inevitabilidad de tener que asumir o desencadenar cambios

Un tema dificil sobre el cual se podría profundizar el modelo es a través de un nuevo intento de captura de la renta agraria, posiblemente creando una entidad centralizada de regulación del comercio exterior que viabilice este mecanismo. Así como la renta agraria, también se impone la necesidad una reglamentación sobre la renta minera y petrolera, que, a la vez que proceda al cuidado del medio ambiente, permita capturar la rentabilidad extraordinaria que hoy día queda en mano de las grandes trasnacionales extractoras. Para ello, se tornaría necesario, seguramente, nacionalizar alguna de las grandes empresas industriales estratégicas (YPF, Siderar , Techint, Loma Negra)

La reforma de la carta orgánica del BCRA, junto con una reforma de la ley de entidades financieras  y la ley de inversiones extranjeras, y un creciente control de cambios y de remisión de utilidades, que permitan captar parte de la renta financiera y un margen más amplio para el manejo de las variables monetarias y el control de la fuga de capitales y para poner al sistema financiero al servicio de la producción y no al revés.

Una reforma tributaria (menos IVA, más impuesto a las ganancias y la restitución de los aportes patronales) permitirían, a su vez, reducir la brecha de ingresos entre los que más ganan y los que menos ganan captando parte de la renta de los sectores más pudientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: